SOMOS UNA FAMILIA Y MI FAMILIA ES MI FAMILIA. PASE LO QUE PASE

Oigo a veces, por no decir muchas, que tienen que dejar a sus perros. Que después de unos cuantos años juntos, los abandonan porque se van a otra ciudad, les ha salido trabajo, no permiten mascotas…

Para empezar para mí no es una mascota. Es un ser vivo con sus sentimientos. Este concepto de mascotas lo tenemos muy asumido. Hay que quitar esta idea de mascota y propiedad.

Parece mentira que en pleno siglo XXI con tanto que ya sabemos de ellos y con lo que han hecho, estemos todavía así.Pienso como mi amigo Gregory Berns y otros muchos que no interesa que se sepa cómo son realmente para cogerlos y dejarlos a nuestro antojo. Admiro a muchos gobiernos que como el de Holanda han ido poniendo facilidades para evitar el abandono.

Cuando uno coge un perro tiene un compromiso con él de al menos 12 años, que a mí me gustaría que fueran más.

Si facilitamos las cosas, porque creo que hablando se entiende la gente, que para eso a los humanos se la hadado esa facultad, la del lenguaje, pero veo que se entienden mejor los animales con sus gestos, y sigues con la idea de no llevártelo a tu nuevo piso,ciudad o trabajo…entonces es una excusa que pones porque te has cansado de él.

Os contaré lo último que he vivido de una persona cercana. Ha luchado con la enfermedad de su perro. Ha invertido mucho dinero. Tuvo que sustituir y cubrir una plaza en Sevilla. No dejó el trabajo y no dejó a su perro. Se lo llevó y lo cuidó. Desgraciadamente tuvo que dormirlo. Es muy duro. ¡Bravo! Tomaste la mejor decisión. Seguiste y fuiste fuerte. No cogiste la manera cómoda de no complicarte la vida atendiéndole. Al contrario te fuiste a tu trabajo llevándote un perro que estaba enfermo y tenías que atender. No buscaste a nadie para que se hiciera cargo de él o lo dejaste. Te fuiste con él al trabajo y donde hiciera falta porque para ti no era una carga. Un ejemplo a seguir. Ella si le quería, bueno le amaba con locura.

¿Cómo se puede abandonar a un ser que será niño toda su vida y que depende de ti?

¿Cuántos de nosotros hemos dejado trabajos y oportunidades por no abandonar al que suponíamos que iba a ser el amor de nuestra vida? Y luego nos ha dejado plantados como una simple margarita. Él, el de cuatro patas, no lo haría.

Piénsalo antes de hacerlo.

                                                                                  M.Garblan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *